Formación para empresas y profesionales

 

 

Saca lo mejor de ti y de los tuyos,

impacta con tus servicios,

deja huella en tus clientes

y consigue que trabajar con tu empresa 

sea una experiencia única.

 

TODO EL MUNDO SABE QUE LA PARTE MÁS DIFÍCIL, LA QUE MÁS TIEMPO Y ENERGIA CONSUME, ES SIEMPRE GESTIONAR PERSONAS.


En situaciones normales es así. Pero si encima has vivido el lanzamiento de una actividad, situaciones de crisis, o épocas de crecimiento muy rápido, seguro que no lo has olvidado. ¿Recuerdas cómo era vivir situaciones en las que…?

  • La comunicación y las relaciones se vuelven difíciles de manejar y todos se desgastan intentando que los otros se “unan a su causa”.
  • Todo se vuelve urgente, hay demasiados frentes abiertos, y es casi imposible cumplir con los compromisos adquiridos.
  • El ambiente se carga de quejas, la acción efectiva brilla por su ausencia y tomar decisiones se hace más que complicado.
  • Todos están tan ocupados que nadie se entera de lo que ocurre más allá de sus “dominios” y, aunque todos hacen lo que pueden, hay demasiado esfuerzo y poco avance.
  • Los conflictos van creciendo y todo se enreda en una maraña de problemas y temas pendientes que parece no tener fin.

¿SABES CUÁNTO TE ESTÁ COSTANDO LA “CUESTIÓN EMOCIONAL” A TI Y A TU EMPRESA?


Si has identificado algunas de esas situaciones, ya sabes que pasan factura. En términos emocionales, acabas pagando un “coste de vida” difícil de olvidar. Y, en términos económicos, ármate de calculadora, respira hondo y empieza a sumar:

  • pérdidas de ingresos (devoluciones de clientes, anulaciones de pedidos, rescisión de contratos)
  • gastos (bajas por enfermedad, despidos, personal de sustitución, salarios absolutamente improductivos)
  • pérdida de beneficios que se hubiesen obtenido
  • y, algo más complicado de cuantificar, el “coste de oportunidad”, porque muchas de las oportunidades perdidas, no se podrán recuperar.

GESTIONAR LOS ESTADOS EMOCIONALES ES TAN IMPRESCINDIBLE COMO GESTIONAR LOS ESTADOS FINANCIEROS


Seguro que no se te ocurriría dedicarte sólo a trabajar, sin hacer balance de tus resultados, sin previsiones y sin gestionar tu dinero. Una locura, ¿verdad?

Pues a nivel de personas sucede lo mismo con las emociones, pero raramente recibimos formación específica para gestionar personas desde el punto de vista emocional. Se da por supuesto que esta gestión ocurrirá “de manera espontánea”, sin tener que hacer nada. E incluso se da por supuesto que los que tienen conocimiento técnico, también sabrán liderar y mandar a otros y, por tanto, no necesitan ningún conocimiento específico.

Pero, siendo honestos, ¿pondrías a llevar tus finanzas a alguien sin formación especializada para ello?

ESTO ES LO QUE PUEDES ENCONTRAR AQUÍ


Aquí encontrarás cursos, talleres y servicios personalizados para incorporar la dimensión emocional en el día a día de tu empresa, aplicando la gestión emocional a tu personal, a tus equipos, a tus colaboradores y a tus clientes.

Esta formación tiene como objetivo entrenar a profesionales y equipos sobre cómo utilizar las emociones para conseguir objetivos empresariales, algo imprescindible si quieres conseguir mejores resultados y mayor satisfacción laboral.

Todo ello para conseguir que trabajar contigo sea una experiencia única, rentable y satisfactoria.

 

LAS EMOCIONES CONDICIONAN TUS RESULTADOS

Por si no lo sabías, hablar de satisfacción del cliente, orientación a resultados, trabajo en equipo, comunicación, motivación, gestión de conflictos, creatividad, empatía, o clima laboral, entre otros temas, es hablar de emoción.

Sólo con que “falle” uno de ellos, tu ritmo de avance se frenará. Y no sólo eso, te obligará a multiplicar esfuerzos, tiempo y dinero. Y, en el peor de los casos, puede acabar por frustrar el logro de tus objetivos.

SI GESTIONAS PERSONAS, GESTIONAS EMOCIONES

Dirigir una empresa, equipo o proyecto pasa necesariamente por coordinar personas. Esto implica, sí o sí, trabajar en la gestión de sus emociones y relaciones: saber qué hacer y concretamente cómo.

Y esto no sólo se refiere al personal y los equipos, sino también a clientes y colaboradores. Hacer que un proyecto funcione, requiere crear conexiones personales y alinear en la misma dirección los intereses de empresa, equipo y cliente.

LAS PERSONAS NO SE COMPROMETEN CON EMPRESAS

Las personas no se comprometen con empresas: se comprometen con personas. Y la gente trata y hace negocios, con gente que le hace sentir bien.

Tus equipos son el nexo entre la empresa y sus clientes. Si fallan las relaciones dentro, fallarán fuera. Porque lo que la empresa hace o no hace con su personal a nivel corporativo, llegará en cascada hasta el cliente. ¿Qué tipo de relación quieres establecer con tus clientes? ¿Es la que tienen tus equipos?

¿Cómo sabes si necesitas trabajar ahora la gestión emocional en tu empresa?


Tu primer objetivo es conseguir resultados y te estás dejando la piel para lograrlo. Pero, para hacer crecer tu empresa, necesitas algo más.

Te pongo una “foto” a modo de resumen para ver si te encaja con lo que estás buscando:

  • sientes que tus equipos deberían crecer y ser más autónomos porque cada vez hay más asuntos que atender y no es posible supervisarlo todo para avanzar con la agilidad que pide el negocio;

  • buscas más productividad y menos costes de desviación (en tiempo y dinero), pero no quieres poner en riesgo ni el éxito de los proyectos, ni la satisfacción del cliente;

  • quieres atraer talento, pero también has de gestionar adecuadamente a estas personas para mantener equipos motivados y comprometidos capaces de ofrecer servicios o productos que impacten y atraigan nuevos clientes;

  • necesitas fidelizar a clientes y colaboradores y, para eso, tus equipos han de saber crear una buena conexión con ellos, para avanzar al ritmo que demanda cada uno de tus clientes.

Si tienes claro que, para seguir avanzando, necesitas “otras formas de hacer”, pero aún no has encontrado el “cómo”, estás en el lugar adecuado.

¿QUÉ PUEDES CONSEGUIR TRABAJANDO CONMIGO?


Entrenar a tu personal para que aprendan a:

  • incluir acciones concretas sobre la motivación, el nivel de desempeño, el grado de implicación y la productividad, de cara al logro de los objetivos comunes 
  • facilitar las relaciones con los otros y potenciar el desarrollo de estas competencias en los demás
  • facilitar el trabajo diario conociendo y comprendiendo los distintos estilos emocionales de las personas con las que trabajan
  • actuar adecuadamente ante las reacciones habituales (propias y ajenas), especialmente en momentos de tensión
  • reconducir las situaciones de conflicto y pasar a otras que trabajen a favor de los intereses compartidos y no en contra.

Entrenar a tus equipos para que sepan cómo:

  • crear conexión con el cliente 
  • hacer sentir a los clientes que conocen y comprenden sus necesidades
  • mantener la comunicación adecuada para que tu servicio o producto siga percibiéndose como la mejor opción,
  • encajar y resolver dudas, quejas y reclamaciones, sin que se resienta la relación.

Desarrollar a tus directivos, mandos o líderes, para conseguir equipos:

  • alineados con los objetivos de la empresa,
  • coordinados entre sí,
  • y motivados para alcanzar un buen nivel de desempeño y rentabilidad.

 

¿QUÉ PUEDE APORTAR ESTA FORMACIÓN EN TU EMPRESA?


A TU PERSONAL

  • Lograr mejores resultados con menor esfuerzo.
  • Impulsar su efectividad, su motivación y su productividad personal.
  • Mejorar su comunicación interna y su comunicación con el cliente (especialmente en escucha, empatía y feedback) 
  • Aprender a cuidar sus relaciones profesionales, sin que se resientan por los desacuerdos.
  • Aumentar su nivel de bienestar laboral y su compromiso con la empresa.

 

 

A TUS EQUIPOS

  • Trabajar a gusto juntos.
  • Colaborar entre sí para facilitar “el día a día”.
  • Alcanzar una buena sintonía y una gran coordinación entre sus miembros.
  • Compromiso con los resultados y orgullo por lo que consiguen como equipo.
  • Conseguir que quieran dar lo mejor de sí y que sientan que, trabajando en esta empresa, siguen creciendo profesionalmente.

 

 

A TUS CLIENTES

  • Te distinguirán de la competencia por la confianza que le aportan tus equipos.
  • Sentirán que tus servicios son garantía de que sus expectativas se verán cubiertas.
  • Valorarán más la inversión que el “gasto” y el precio no será un campo de batalla continuo.
  • Tendrán a tu empresa como referente en tu negocio.
  • Se convertirán en tu mejor comercial porque sentirán que trabajar con tu empresa es una experiencia que realmente merece la pena.

 

A TU EMPRESA

  • Mejores resultados y mayor rentabilidad
  • Imagen de marca ligada a la excelencia en el servicio
  • Atraer y fidelizar clientes
  • Atraer y retener talento
  • Mejorar el clima laboral

“60 minutos pueden cambiarlo todo”

¿Diriges una empresa, departamento, equipo o proyecto?

Si necesitas mejorar tus resultados o estás viviendo una situación complicada y quieres saber cómo puedo ayudarte, te lo pongo fácil. De forma totalmente gratuita, tendrás 60 minutos para hablar directamente conmigo, de la situación que te preocupa en tu empresa. Sólo tienes que ponerte en contacto y te responderé para concertar día y hora para hacer tu consulta por teléfono.


Gestionada y desarrollada por webgestion. Todos los derechos reservados.

error: El contenido está protegido !!